Inicio Bioética TO

28 01 2014

Para comenzar la andadura de este nuevo curso 2017, lo primero que tenemos que hacer es conocer los contenidos fundamentales, así como ponernos de acuerdo en los criterios de evaluación, por eso os proporcionaré la Guía didáctica de la asignatura y la hoja de criterios de evaluación:

guia-bioetica-17-clase

crietrios-aprobar-bioetica-17

Anuncios

Acciones

Information

26 responses

23 01 2017
Pablo Clemente Martínez

Nos encontramos en una sociedad materialista en la que nos dejamos arrastrar por un consumismo absurdo,difícil de superar. Desde mi punto de vista,me hace pensar dónde se encuentra el límite,y si en realidad necesitamos tantas cosas para poder vivir,sin embargo resulta realmente difícil romper este sistema y no sentirnos insatisfechos con nosotros mismos.
Todo aquello que no es necesario,lo considero consumismo y desmesura

23 01 2017
Maria Álvarez

A día de hoy, el consumismo es algo habitual en nuestra sociedad, tanto que lo vemos como algo normal y natural. Ni siquiera nos paramos a pensar en todo el dinero que gastamos y en lo que realmente necesitamos, lo que muchas veces desemboca en problemas de salud (como en el texto de “Ketchup”), contaminación medioambiental, problemas económicos e insatisfacción (al querer vivir por encima de nuestras posibilidades), avarcia (querer más y más) y una infinidad de cosas que contribuyen negativamente en nuestra sociedad y por lo tanto en nuestra propia vida.

23 01 2017
Sara Rodríguez

Vivimos en una sociedad vacía de valores que nos conduce a sentirnos inconformistas, insatisfechos con nosotros mismos,donde a veces nuestro único fin es divertirnos, celebrar, consumir desmesuradamente sin otra meta que vivir el momento de una forma avariciosa ,sin pensar en nada o nadie más allá de nosotros mismos, y sin tener en cuenta un futuro inmediato. ¿Ser el peor es mejor que nada?

23 01 2017
Alba Rodríguez Fernández

El consumismo es un factor que forma parte de nuestro día a día,sin embargo,resulta complicado desarraigarse de la sociedad consumista.
A pesar de ver que el ser humano nunca se satisface y que cada vez el consumo es mayor,continuamos llevando a cabo estas conductas incluso sabiendo que pueden llegar a ser extremistas,sin pararnos a pensar que en muchas ocasiones otros países subdesarrollados pueden subsistir sin estas conductas.

23 01 2017
María Fernández Bernardo

A día de hoy el consumismo está tan integrado en la vida cotidiana de gran parte de la población que, en muchos casos, aquellos que consumen no son conscientes de los límites que en algún momento sobrepasan. Por otro lado, en muchas ocasiones no somos conscientes de las repercusiones que estos hechos producen, ya no solo a nivel económico, si no también en la avaricia e insatisfacción personal o, incluso, problemas de salud.

23 01 2017
Paloma Alvarez Fernandez

En la sociedad en la que vivimos, el ser humano es inconformista por naturaleza, de manera que día a día consumimos productos y servicios que no son estrictamente necesarios pero creemos que son imprescindibles para conseguir una felicidad plena. El problema está en que cuando tenemos algo nunca nos parece suficiente y tendemos a querer otra cosa nueva. Este inconformismo hace aumentar muchas veces el consumo sin tener en cuenta la situación económica de cada persona y otras muchas nos lleva a unos límites desmesurados que pueden causarnos problemas tanto a nosotros como a la sociedad.

23 01 2017
Paula Álvarez Andrés

En mi opinión pienso que hoy en día vivimos en una sociedad muy inconformista ya que por mucho que tengamos seguimos queriendo tener más y mejor que lo anterior, y como consecuencia para algunas personas lo “importante” es destacar sobre el resto de individuos (adquiriendo las últimas novedades ya sea en ropa, tecnología, automoción, etc…) y por ello nos hacemos más consumistas y avariciosos. Y en algún que otro caso extremo se puede hacer uso de la violencia, como ocurre en el texto (Ketchup).

23 01 2017
Paula Amado

¿Cuántos vaqueros tenemos? ¿Cuántas zapatillas tenemos?…
¿Mañana vuelvo a comprar otros diferentes?
Cada uno de los objetos que adquirimos con el fin de satisfacer nuestra necesidad consumista, nos lleva a dar un paso más en nuestro consumismo diario.
Dado que estamos en una sociedad insaciable, en nuestras manos está el poner freno y tener un consumo responsable.

23 01 2017
María Barri Cogorro

Nos movemos en una sociedad cada vez más vacía de valores. A día de hoy el mejor es el que tiene lo último, lo más grande, lo más caro. La integridad, la cultura, el conocimiento, son valores en declive. Debemos cambiar este sistema de valores corruptos y además dañinos, no solo para las personas como individuos sino para el medioambiente.

23 01 2017
Andrea Crespo

En un principio el miedo a perderlo todo nos hace querer tener más, sin tener realmente en cuenta si lo necesitamos o no. Nos encontramos ante una sociedad insatisfecha, con el propósito de “tener por tener” sin valorar lo justamente necesario para la supervivencia.
El consumismo masivo puede hacernos caer en un estado de violencia capaz de acabar con la sociedad.

23 01 2017
Ylenia Diaz Ramos

Vivimos en una sociedad cargada de inconformismos e insatisfacciones acompañados de violencia y desmesura;todos queremos tener más y más y de lo bueno lo mejor sin darnos cuenta de que estamos dando prioridad a cosas materiales e insignificantes las cuales nos impiden ver lo realmente bueno de la vida.
“No es más rico el que más tiene sino el que menos necesita”

24 01 2017
Alejandra Diaz Sufuentes

Hoy en día, vivimos en una sociedad de consumo, en la cual, esto es visto como algo normal. Compramos y compramos cosas de manera inconformista sin pararnos a pensar en aquello que realmente necesitamos y lo realmente importante para nosotros. Consumir es necesario pero todo tiene un limite. Se debe tomar conciencia y controlar esta situación, saber cuanto y que comprar.

24 01 2017
Diego Martin

Cada día no dejo de asombrarme de que millones de personas tengan que deambular por el mundo, dejando sus hogares, en busca de un futuro que luego no encuentran, huyendo de la violencia en sus países, ante la mirada pasiva del mundo.
Pero no hace falta irse tan lejos para ver cómo la violencia nos toca de cerca todos los días. Se ve reflejado con los casos de violencia machista, que no solo afecta a sus víctimas directas, las mujeres, sino también a sus hijos y familias. Y esta no es solo física, sino también psicológica, dejando huellas imborrables en sus víctimas.

24 01 2017
Vero Estrada

Tras haber reflexionado sobre la lectura de ayer, he llegado a la conclusión que, a mi parecer, un condicionante del inconformismo y del consumismo es el ritmo al que “viaja” la sociedad. Es decir, van saliendo al mercado productos nuevos, reemplazándolos por otros y mejores, que nos facilitan las tareas y que para muchos -que no para todos- es alcanzable.
También creo que el inconformismo y por ende el consumismo, es el resultado de, por un lado, que las tareas se nos sean facilitadas, y por otro lado, el afán y deseo de ir junto con la sociedad y de que esta nos acepte (por eso de que somos un ser social).
Hemos caído en el absurdo de comprar por comprar, sin mesura, sin necesidad. Hemos caído en el absurdo de “tanto tienes, tanto vales”.

24 01 2017
Ángela Fernández Rico

Desde mi punto de vista, la sociedad consumista de hoy en día siente la necesidad de querer siempre mejores cosas para él mismo aún sin importarle que le haga daño a él o a la propia sociedad.
Esto provoca las grandes diferencias que podemos encontrar entre aquellas personas que poseen mucho y las que desgraciadamente no tienen nada. Por último, deberíamos de parar a pensar en aquellas cosas que nos hacen bien y no tener tanta avaricia por quererlo todo sin importarnos el resto.

24 01 2017
Pelayo Pérez Hevia

Diariamente vemos vídeos de cómo explotan a seres humanos en fábricas o textiles en países subdesarrollados, cómo un grupo de niños se vuelve loco al poder disfrutar de un simple globo de aire o múltiples ejemplos de personas que se ven desbordadas por extresante ritmo que ha adquirido la sociedad y buscan asilo en el campo o alejados de la civilización. Pese a ello destinamos gran parte de nuestra felicidad a poder hacernos con un par de zapatos nuevos, una chaqueta más larga que la otra o malgastamos nuestro dinero alegando que “hace mucho tiempo que no voy de rebajas”.
Lo que realmente no alcanzo a entender es que, sabiendo que hay gente siendo explotada a nuestra costa, que la felicidad no reside en lo material y que juegan con nosotros a su antojo, no seamos capaces de decir basta a la avaricia y al consumismo.

24 01 2017
Ana Basterra García

Desde diversos puntos de vista en la filosofía, el ser humano no puede alcanzar en vida la felicidad absoluta. Estoy de acuerdo con esta idea, ya que es lo que me demuestra esta sociedad en la que todo el mundo consume y nunca llega a suplir sus “necesidades”.
Una vez saciamos nuestras necesidades básicas, la única forma de ser felices es aprendiendo a conformarnos.

24 01 2017
Verónica Martínez Villa

Lo seres humanos somos inconformistas por naturaleza, esto da sentido a nuestra vida ya que nos hace tener el afán de superarnos y de conocer o hacer cosas nuevas. El problema está cuando el inconformismo es excesivo y nos dejamos llevar por la avaricia y la desmesura, tomando como referencia a la sociedad y no a nosotros mismos. En mi opinión, cada uno debería reflexionar sobre lo que realmente le hace feliz, porque lo más seguro es que no sea el propio objeto en sí.

24 01 2017
Ana Hernando

Somos inconformistas. Es la mayor conclusión que he podido sacar con la lectura de este texto. En la sociedad actual en la que vivimos parece que, todo aquello que consigamos nunca va a ser suficiente y siempre querremos más. Es curioso ver como, quien menos tiene, es quién más da y quién se conforma con menos ¿No debería ser al contrario? Que aquel que tiene como conseguir lo necesario, se conforma con las necesidades básicas y aquel que no tiene nada, sea inconformista hasta conseguir lo básico. De nosotros, de las generalciones nuevas, depende en gran parte potenciar este cambio en la humanidad.

24 01 2017
Patricia Arias Busto

“El primer día iba por delante, el segundo seguía el paso de la contemporaneidad, pero al tercero ya me quedaba atrás”. Vivimos en una sociedad en la que todos nuestros valores se basan en superar a los demás; da igual que sea algo que no nos guste hacer o que nos apetezca más hacer otra cosa, si estamos “por encima de otro” sentimos satisfacción. Debemos preocuparnos más por vivir a nuestra manera y ser felices con lo que nosotros somos.

24 01 2017
Palma Muñoz Serres

Este texto (“Ketchup”) refleja varios aspectos que hoy en día estan muy presentes en nuestra sociedad, pero uno de los más destacados es el consumismo, el afán de todas las personas por consumir y no saciar nunca nuestros deseos de comprar. Considero que el mayor momento de felicidad por adquirir aquello que queremos es en el momento de comprarlo ya que cuando lo tenemos, esos deseos por poseerlo desaparecen. No somos conscientes de como va creciendo cada vez más este consumismo y acabremos siendo personas unicamente con la función en este mundo de consumir.

24 01 2017
Ana Fernández

Diariamente una infinitud de productos salen al mercado, diciéndonos que con ellos seremos mejor que el resto, creando incentivos que nos convencen y provocan un deseo insaciable de comprarlos continuamente. Creo que es necesario lograr ser feliz con poco, darnos cuenta de que la felicidad está dentro de nosotros mismos y no en lo material.

24 01 2017
María Orsini

Desde mi punto de vista el texto “Ketchup” refleja el declive de la sociedad. Cada vez nos volvemos mas avariciosos e inconformistas, fomentando así el consumismo. En mi opinión el aumento de dicho consumismo tiene repercusiones en los valores de una sociedad, aumentando así el individualismo, la violencia, la codicia y la competitividad. Por otro lado también me resulta extraño el conformismo que presenta la sociedad ante estos cambios, puesto que dichos cambios nos perjudica y solo nos llevan a aumentar las diferencias entre las clases sociales.

24 01 2017
Maria Mata

“La avaricia rompe el saco”, es un refrán conocido por todos, pero que a veces parece que se le olvida a la gran mayoría. Digo esto, porque desde mi punto de vista, vivimos en una sociedad cada vez más consumista e inconformista, la cual teniéndolo todo a la vez quiere más y más para poder sentirse satisfechos o incluso conseguir la “felicidad”. Aunque creo que lo que estamos consiguiendo es lo contrario, ser cada vez más materialistas, infelices e incluso sentirnos más insatisfechos por no poder tener o conseguir aquello que tienen otros.

24 01 2017
Yaiza Saco

La sociedad actual no conforme con el consumo excesivo que tiene sobre la gran mayoría de productos, consumiendo mucho más de lo que realmente se necesita, trata también de llenar vacíos espirituales, dejándose influenciar por la publicidad, la cual se encarga de crearte una serie de necesidades que no tenías de base o que, en caso de ya tenerlas, te las incrementa. Llegamos pues a un estado de inconformismo tal que nos hace perder nuestra propia identidad como persona y, por ende, como individuo único e irrepetible. Esto se debe a que las personas ya no son capaces de distinguir lo que son de lo que tienen. No obstante, el problema viene cuando se sienten desgraciadas por no poder adquirir un producto determinado que están seguros que no solo desean, sino que necesitan, y en caso de poder hacerse con él, ya la publicidad se encarga de que te des cuenta de que está obsoleto, que eso era lo que necesitabas ayer, pero no hoy. Se podría decir que la sociedad de hoy en día busca la felicidad siguiendo el camino del consumismo, envueltos en una espiral de avaricia y derroche sin mesura.
Por otro lado, podemos afirmar que una de las mayores lacras, no ya solo de la sociedad en la que vivimos, sino del mundo, es la violencia. Hay muchas formas de violencia implícita, no solo es violencia aquella que es física y que está a la vista de cualquiera. También está la violencia psicológica, o la violencia de género, entre otras. El problema ya está instaurado cuando en los medios de comunicación no dejan de aparecer titulares que hablan de violaciones a los derechos de los seres humanos en general, de mujeres y niñas, en particular; violencia en los colegios, por incidentes cotidianos, violencia para reivindicar una buena causa, violencia contra los animales, contra las personas que, por el mero hecho de ser distintas en ideología o en otros aspectos, son ya diana; Guerras y atentados, y todo ello, lo vemos desde el sofá de nuestras casas sin siquiera inmutarnos. Ahí está el mayor de los peligros porque como dijo Albert Einstein: “El mundo no será destruido por aquellos que hacen el mal sino por quienes miran sin hacer nada”.

24 01 2017
Ana Fernández De Trocóniz

En mi opinión las razones que llevan a una persona a querer consumir vienen en gran medida dadas por la naturaleza biológica del ser humano, hoy en día se observa a la mayor parte de las personas en un alto grado de consumismo en diferentes aspectos ya sea la alimentación, tecnologías, ropa,etc..Vivimos en una sociedad en la que la mayoría de las cosas son de usar y tirar, ya que no necesitamos todo lo que consumimos y el acto de consumir algo por deseo pasa de ser un deseo a una necesidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: